La autoestima: por qué es tan importante y cómo trabajarla

autoestimaLa autoestima

La autoestima es la piedra angular de nuestra personalidad. La autoestima conforma lo que somos, la opinión que tenemos de nosotros mismos, lo que pensamos que podemos hacer y cómo nos sentimos cuando afrontamos la situaciones de la vida diaria.

Se habla mucho de la autoestima pero a veces es un concepto difuso. Para mí, la autoestima es la opinión y emociones que tienes hacia ti mismo. Es decir, si te consideras guapo, capaz, interesante, valioso, inteligente, etc. Todo eso es la autoestima.

Si tenemos una buena autoestima, nos vemos capaces de todo, nos sentimos importantes, en paz, hábiles para resolver cualquier problema… y los acontecimientos externos no afectan a nuestros estados de ánimo, porque nuestra percepción interna es de bienestar y nos sentimos a gusto con nosotros mismos. Pase lo que pase fuera, nos vemos capaces de gestionar y superar la adversidad.

Si, por el contrario, tenemos una mala autoestima, todo se nos hace un mundo. Además, una mala autoestima nos lleva a permitir que los demás se aprovechen de nosotros, porque al sentirnos inferiores, les damos a ellos el poder de decidir sobre nuestra vida, en vez de exigir lo que nos merecemos.

Navegando en internet, he encontrado este test, que creo que puede ser interesante para tener una pequeña referencia externa sobre qué visión y valoración tienes de ti mismo: http://www.psicoactiva.com/tests/test4.htm

Lo interesante es saber cómo trabajar la autoestima para irla mejorando poco a poco. Así que aquí te voy a dar/sugerir algunas ideas y pasos donde puedes poner tu atención a partir de ahora, para ganar autoestima:

1- Centrarte en cosas que te hagan sentir bien al margen del resultado. Cuando pensamos en resultados, la atención está en conseguir algo externo. Y eso refuerza la idea de que no «podemos» conseguirlo. Cuando nos centramos en leer, correr, estudiar o practicar algún hobby que nos gusta, nos estamos centrando en sentirnos bien internamente.

2- No compararnos con los demás. Centrarnos en ver nuestra mejoría con respecto a nosotros mismos.

3- Medir los progresos. Haz un diario y mide cómo es tu vida ahora y cómo era antes. Cuantifica tu progreso de alguna forma. Dedica tiempo a admirar tu mejoría y premiarte por ello.

4- Lee. Cuanto menos sepas de un tema, más incertidumbre tienes. Y cuanta más incertidumbre tienes, más inseguridad te crea. La baja autoestima y la ignorancia van de la mano. Cuanto menos sepas de psicología, del mundo, de cómo resolver problemas, más inútil te sentirás.

5- Sé paciente y disfruta del proceso.

 

Si te interesa saber más sobre mi forma de pensarvisita mi página web
Si te ha gustado este vídeo, ¡me haces un favor compartiéndolo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *