Seleccionar página

MALA ACTITUD VERBAL

La mejor forma de reconducir una mala actitud verbal, siempre que se pueda, es hacerlo con un poco de humor, cariño y permitiendo que la persona salga de la situación sin mucha reprimenda. Cuanto más suave se haga, más fácil le estaremos poniendo rectificar y estar a gusto a nuestro lado.
Ejemplos de mala actitud verbal pueden ser decir algo inapropiado, cortarnos al hablar, criticar a alguien, opinar sin que le pregunten, hablar muy fuerte, etc. 
Ante todo y digamos la broma que digamos, por favor, hazlo con cariño y respeto. 
Una vez dicho esto, me gustaría comentar que el mejor recurso que puedes utilizar, a la hora de usar el humor ante una mala actitud, es sugerir que ella es lo contrario de lo que ha hecho. Si ha sido indiscreta, di que es sutil y discretísima al decir las cosas. Si grita mucho, comenta que te encanta la suavidad con la que dice las cosas. Si dice un taco soez, di que tiene una boquita de piñón. Y así sucesivamente. 
Esto es una forma de lanzar un «reto amable» (término inventado por Dale Carnegie). Esto consiste en poner sobre la mesa la idea de que ella puede hacerlo mucho mejor. Es un recurso poderosísimo que aportará algo positivo a su vida, al tiempo que pondrá las cosas a nuestro favor.
Te aseguro que si lo haces con cariño y sonriendo, ella acabará siendo tu cómplice y portándose de forma adorable contigo. 
El secreto es encontrar un término medio: no debes enfadarte, ni tampoco pasar como si nada. Se trata de resaltar sutilmente nuestra desaprobación, pero de una forma cariñosa, para que ella pueda rectificar sin sentirse atacada.
Si ves que después de tu pequeña broma se queda un poco cohibida… entonces haz el pilar de la protección, y preocúpate de resaltar sus cosas buenas, poner más cariño aún y hacerla sentir a gusto. Si, por el contrario, ves que no reacciona y que sigue actuando de la misma forma (siempre hablando de errores verbales), entonces será el momento de hacer bromas con un poco más de confianza, para que perciba que no aprobamos su conducta. 
Si vemos que después de 3 o 4 intentos y de haber puesto cariño al hacerlo, sigue diciendo cosas ofensivas, entonces estaremos seguros de estar ante una persona «tóxica» que necesita despreciar a los demás para reafirmar su autoestima. Te recomiendo que te alejes de este tipo de chicas. 
Si te interesa saber más sobre mi forma de pensarvisita mi página web