10 hábitos para mejorar tu Juego Interno

Juego InternoMuy a menudo hemos hablado de la importancia de mejorar nuestro Juego Interno. Y en otros artículos ya he mencionado lo necesario que es ser una persona constante para poder cambiar realmente el Juego Interno. Aquí te sugiero 10 hábitos que si los haces día a día, te ayudarán a mejorar mucho tu Juego Interno sin apenas esfuerzo.

1- Haz ejercicio todos los días

Hay numerosos estudios que relacionan el ejercicio con la segregación de endorfinas (una de las sustancias más relacionadas con la felicidad y el buen humor).

Y por si esto fuera poco, el deporte te dará más energía, te ayudará a tener más fuerza física y tener más vitalidad, salud y juventud.

El ejercicio más recomendable para mejorar tu Juego Interno es el ejercicio aeróbico, como correr, hacer bici, remo, etc. Son las actividades más sanas y que más vitalidad y energía te harán sentir. No es necesario matarte en el gimnasio para mejorar tu Juego Interno. Con dedicar media hora todos los días a hacer ejercicio aeróbico de intensidad moderada ya notarás una GRAN mejoría en tu calidad de vida.

Juego Interno

2- Haz todos los días 15 minutos de Mindfulness

Ya expliqué en otros artículos que el Mindfulness consiste en saber dirigir tu atención para que hagas lo que hagas, tu atención esté 100% concentrada en lo que estás haciendo y que no se disperse hacia otros temas o preocupaciones.

Una buena forma de practicar esto es meditar, practicar ejercicios de respiración, o incluso Yoga, o ejercicios de concentración.

Estos ejercicios ayudan a mejorar tu Juego Interno porque te dan más control sobre tu mente y tu atención. Y con el tiempo te harán ver que tú puedes controlar tus pensamientos y no al revés.

Juego Interno

3- Agradece todos los días lo que tienes

La mayoría del sufrimiento que tenemos a lo largo del día surge de centrar nuestra atención en las cosas que NO tenemos (no tenemos un buen trabajo, no tenemos un buen cuerpo, no tenemos el dinero que necesitamos, etc.). La clave para tener un buen Juego Interno es centrar la atención en las cosas que sí tenemos.

Por ello es muy importante y útil que dediques todos los días un rato a agradecer las cosas que sí tienes.

Hay muchas cosas por las que dar gracias. Y más nosotros, que venimos de países que tienen muchas facilidades para vivir. Tenemos la suerte de haber nacido en naciones prósperas. Hay mucho por lo que dar las gracias, dedica todos los días un rato a hacer esto.

Juego Interno

4- Trabaja la aceptación

Una de las mayores frustraciones del ser humano surge de la no aceptación de la realidad y sobre todo, de la gente que nos rodea. La gente no es como nosotros queremos que sean.

La gente es como es, y es nuestra obligación aceptar eso tal cual es.

Si una persona te decepciona, el problema es tuyo, porque no aceptaste las limitaciones de esa persona desde el principio. Si constantemente todo el mundo te decepciona, entonces es que tienes que reducir tus expectativas y ser más realista. Si los demás te decepcionan, la responsabilidad es tuya, no de los demás. Acepta a todo el mundo como es, y sé realista con las expectativas.

Juego Interno

 

5- Escribe todos los días 30 frases que te asusten o te frustren

La persona que se conoce y se acepta a sí misma, es poderosa. La que desconoce y niega su naturaleza es débil e infeliz.

Escribir todos los días 30 frases que te atormenten, asusten, o entristezcan te ayudará a ser más fuerte, a conocerte mejor y a mejorar mucho tu Juego Interno y, en general, tu relación contig@mism@. Si además de hacer esto, puedes combinar este ejercicio con técnicas de EFT o PNL, mucho mejor.

6- Come más frutas y verduras frescas, reduce la bollería

No es necesario que lleves una dieta estricta pero sí que hay ciertos alimentos que te harán tener poca energía y con poca energía es muy difícil tener un buen Juego Interno.

Todos los dulces industriales y en general, los hidratos de carbono procesados, son alimentos que es mejor que reduzcas en tu dieta.

A cambio, te sugiero incorporar más frutas y verduras frescas. Sin hacer grandes sacrificios, verás cómo un ligero cambio en estos dos grupos, te hará sentir mucho más centrado y enérgico.

Juego Interno frutas

7- Expresa lo que te gusta de la gente que te rodea

Decir las cosas buenas de la gente que te rodea además de ayudarte a mejorar tu Juego Interno te hará sentir más conectado a los demás y ser más positivo. Una vez más, recuerda que el lugar donde pones tu atención determinará y mucho tu Juego Interno. Acostúmbrate a decir a todo el mundo que ves en el día a día algo bueno que realmente pienses sobre esa persona.

8- No te quejes

La queja es totalmente inútil. Como dice el proverbio: si tu problema tiene solución, no tiene sentido porque ya sabes cómo solucionarlo; si tu problema no tiene solución, tampoco tiene sentido preocuparte porque no hay nada que puedas hacer para arreglarlo. Lo mismo se aplica a la queja.

Quejarte no te va a ayudar en nada. Lo único que conseguirás es ponerte de mal humor y estropear tu Juego Interno.

No centres tu atención en las cosas que NO puedes arreglar. Eso es garantía de frustración y sufrimiento inútil. Sé práctico. Si puedes arreglarlo, arréglalo. Si no, acéptalo y no pongas ahí tu atención. Pero intenta no quejarte.

Juego Interno

9- Ponte vídeos de humor

Forzar a nuestro cerebro a reírse es algo extremadamente eficaz para estar de buen humor y alegrar el día. Está demostrado que la risa contribuye y mucho a mejorar nuestro estado de ánimo general y nuestra autoestima. Por eso hay tantísimos cursos de risoterapia.

Ponte vídeos de humor todos los días.

Mi recomendación personal es que te los pongas en el móvil mientras vas en transporte público al trabajo o a clase. Y si vas en coche, ponte audios de humor en el coche. Los tiempos de desplazamiento son IDEALES para escuchar y/o ver este tipo de vídeos.

Juego Interno

10- Ponte música que te guste

Silbar, bailar y/o cantar animan. Hazte listas de reproducción de la música que más te anime y te motive para bailar o cantar y póntelas todos los días.

Busca la forma de escuchar esa música con frecuencia y cuando estés decaído, verás cómo tu Juego Interno mejora si pones la música adecuada.