cabecera

 

La Libertad Emocional

No hay libertad más poderosa que la libertad emocional. Esa libertad se basa en ser autónomo, en sentirse orgulloso de lo que uno es y en tener una vida plena capaz de proporcionarnos lo realmente necesario para ser felices.

 

Siempre que las mujeres sean un complemento a esa vida plena y no una necesidad que nos martiriza, sentiremos realmente la plenitud. Un problema interno no se soluciona con una solución externa. Si ahora sientes una carencia no es por falta de mujeres, sino por una falta de libertad e independencia emocional. Si arreglamos ese problema nuestra relación con las mujeres será sana y plena. Pero si sólo nos centramos en "seducir" o "conquistar", jamás arreglaremos el verdadero problema y nos sentiremos igual de desdichados.

La plenitud solo llega cuando trabajamos nuestro Juego Interno, nuestro poder vital y conseguimos alcanzar esa libertad emocional.

El Juego Interno no es tener una falsa seguridad en nosotros mismos. El Juego Interno es lo que nosotros somos. El Juego Interno se basa en encontrar nuestra posición en el mundo, en querernos de una forma profunda y sin restricciones y en estar orgullosos de nuestra vida. El Juego Interno poderoso implica una completa autonomía personal, consiste en conseguir sentirse pleno y feliz sin necesidad de otros.

La libertad emocional nos libera de nuestros miedos y temores. Nos hace estar orgullosos de nosotros mismos por la nobleza de nuestros actos y por tener la conciencia limpia. Y, sobre todo, nos hace ser más humanos y darle un sentido real y trascendente a las cosas que hacemos en la vida.

Debemos llegar a un punto en que cuando estemos con la gente sea porque lo deseamos y lo elegimos, no porque lo necesitemos. La libertad emocional surge de desarrollar ciertos valores superiores y de alejarse de lo mísero, lo ruin y de todo aquello que se aprovecha de la desventaja ajena.

A muchos les puede parecer que no tiene nada que ver, pero la dignidad, el honor, la compasión y la autorrealización tienen muchísimo que ver con la libertad emocional y con la capacidad para gustar a una mujer. Cuánto más sólidos sean los pilares sobre los que basemos nuestra personalidad, más poderoso será nuestro marco y nuestro Juego Interno.

Basemos nuestra vida en pilares realmente sólidos. Desarrollemos nuestro sentido del honor, de cumplir la palabra, del valor, de la compasión, de la humildad, de la abundancia, del respeto, de la integridad y del amor.

Hay determinado tipo de chicas que jamás se sentirán atraídas por nosotros si no tenemos una vida emocional libre y generosa. Podemos elegir ser parásitos del mundo de otros o príncipes de nuestro propio mundo.

No nos centremos en aprender a vender muy bien un producto malo. Consigamos cambiarnos a nosotros mismos para que seamos un producto tan bueno y único que se venda sin necesidad de técnicas de venta que manipulen al “cliente”.

No dejemos que nos den soluciones fáciles. La vida no entiende de cosas fáciles. La prisa no tiene ningún sentido en esta vida. Démonos a nosotros mismos la oportunidad de aprender las cosas poco a poco y trabajemos con dedicación en ello.

Seamos poderoso, seamos libres, seamos felices.

 

Álvaro Tineo


ayuda coaching